Páramo electoral

Raúl Ruiz.- Un político inteligente, buscaría un discurso cercano a la sociedad. Con una narrativa fresca, que lo autentifique frente al gran elector, como un visionario que usa la política para transformar.

El elector que votará en el 2021, espera… Una fuerza conmovedora, con la solvencia natural para conectar su idea de construir un futuro prometedor; que no suene complicado; que garantice materialidad, no solo palabras tiradas al vacío.

Un paladín dotado de argumentos de conciliación más que de confrontación, cuya propuesta no se atore en el jaloneo mezquino, en el careo insulso, en el golpeteo como deporte.

El tsunami electoral que llevó a López Obrador a la Presidencia, arrasó por completo con la cauda discursiva del tricolor; del azuloso “tradicional” y sus respectivos satélites. Discursos empaquetados en la obsolescencia, que fueron tragados por la ola morenista.

Encontrar un nuevo discurso que supere la empatía de Andrés Manuel con la población, sería un gran hallazgo. Estamos en un yermo agobiante donde no crece la alocución fina, la proclama contundente.

Un páramo donde se perdieron las ideas. Solo malos refritos en el PRI;  golpes de ciego en el PAN; ignorancia total en los nuevos partidos que están por conseguir su registro y pragmatismo puro y conveniencia en los aspirantes independientes.

Ojalá vengan meses de creatividad que hagan cambiar estos desoladores ESCENARIOS políticos.

Más en esta categoría: « En la Hoguera La política »