Clear

17°C

Clear

Clima:

Un Congreso… ¡Extraordinario!

Candelario González Villa.- A siete días de haberse celebrado el “Congreso Extraordinario” del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), es la hora que aún no salgo del asombro y la desilusión por la conducta que exhibió la cúpula, la dirigencia y sobre todo la insolvencia ética y moral en el quehacer político.

Se trató de un evento para taparle el ojo al macho y despistar a la ciudadanía, para hacerle creer que el partido goza de espíritu democrático, una farsa producto de la cultura bizarra de seudoizquierdistas nostálgicos con la euforia triunfalista, característica de los mitómanos cuando logran su cometido: engañar.

Un congreso a modo, pues el origen de muchos de los ahí presentes es más que conocido, pues han deambulado por varios partidos o movimientos sociales, ajenos a la militancia y al contacto con las grandes mayorías.

No faltó la presencia del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, por cierto, con un discurso que da mucho qué desear, pues les advirtió que no se desvíen del camino ni adopten conductas erróneas, dirigido principalmente a los recién electos diputados, senadores y gobernadores “morenistas”.

El desconocimiento de AMLO sobre el desenvolvimiento de los cacicazgos que se empoderaron en los comités estatales que asentaron la antidemocracia formando grupos familiares y de amistades, aislando la información partidista a la militancia y la ciudadanía.

La propuesta en paquete que se presentó a delegados y dirigencia para su análisis y debate constó de tres puntos. El primero, la modificación de los estatutos para prorrogar y mantener a la dirigencia nacional y las estatales.

El segundo, la renuncia de Morena al financiamiento público y el tercero la creación de una escuela de formación política. Los tres puntos fueron aprobados en paquete, ya sin la presencia de los medios de comunicación y por apenas un tercio de los delegados con derecho a participar.

Ya en la votación se declaró que “Hay quórum” con 53 por ciento de los posibles delegados presentes. A la hora de votar el paquete, sin embargo, votaron a favor de la modificación estatutaria 624 delegados y 320 lo hicieron en contra. El resto se abstuvo, según un invitado porque no hay claridad de lo que se vota en paquete (el total de delegados es de poco más de 2,500 y el quórum se declara con 1,326 asistentes.

La aprobación del paquete propuesto se hizo a mano alzada. ¡Qué barbaridad! Al puro estilo priista, no descarto que en un futuro se haga por ovación. ¡Cosas de la democracia transformadora de la que presume Morena!

Por lo menos aquí en Chihuahua no se supo del congreso ni de propuestas, pues como ya es costumbre, la franquicia Loera De la Rosa no informa, todo lo analiza y decide del clan de Todas Mías.

Desafortunadamente Morena avanza a pasos agigantados para alcanzar y hasta superar a los partidos que tanto criticó. Es lamentable que el autoritarismo que se manifestó en el remedo de congreso solo sea un aviso de lo que debemos esperar en esta cofradía de seudoizquierda que logró adueñarse del partido.

Es vergonzoso someter a votación propuestas y proyectos con el 50% de la totalidad de los delegados convocados. Queda demostrado que la manifestación de las ideas y de las propuestas quedaron sometidas a las decisiones de una cúpula corrupta y un líder con ínfulas de dictador.

El error garrafal que cometieron los “iluminados” de la dirección cupular tendrán que pagarlo, pues entre la señora Yeidckol y las dirigencias se logra consolidar lo más podrido de la seudoizquierda, se consolida el control y sometimiento de la base a las arbitrariedades en contra del pueblo al hacer mal uso de la confianza que se les confirió.

Ya nació el cachorro de la clase política, el producto de la cuarta transformación. Hoy encuentro vigente las palabras de Porfirio Díaz: “Los mexicanos no están preparados para la democracia”.