Mostly Clear

23°C

Mostly Clear

Clima:

DISCIPLINA FINANCIERA PARA ESTADOS Y MUNICIPIOS

Pedro Roberto Fierro Barraza.- Después de ocho meses de haberse presentado la iniciativa, el Congreso de la Unión aprobó de manera unánime la Ley de Disciplina Financiera de las entidades federativas y los municipios. En días recientes el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, la presentó, para de ahí inmediatamente realizar su publicación en el Diario Oficial de la Federación y que entrase en vigor. 

El mandatario dijo que esta nueva ley permitirá que las finanzas públicas locales sean sostenibles a mediano y largo plazo, gracias a las nuevas reglas que esta ley dispone. El impacto en los estados será en poco tiempo, incluso se realizó un exhorto para que las administraciones estatales actuales que cambian de gobierno este año, no dejen deuda de corto plazo ni contraten más antes de salir. 

La finalidad de esta ley es llegar a un balance financiero, por lo que no se debe incurrir en déficit o superávit presupuestario, de tal forma que en caso de existir excedentes presupuestales se destinen a inversión, fondos de contingencia o bien los recursos que no se ejerzan serán devueltos durante el ejercicio fiscal a la Tesorería de la Federación; también busca castigos a funcionarios que incurran en actos de corrupción o utilicen de manera irregular los recursos y la creación de un techo de deuda permitido, el cual nadie podrá rebasar. 

Debido a los recursos faltantes derivados de los ingresos petroleros, la federación busca revisar y ajustar las finanzas públicas a lo largo y ancho del país. 

La Ley de Disciplina Financiera de las entidades federativas y los municipios pretende una hacienda pública más sana. 

Esta ley contempla cuatro disposiciones centrales; la primera, permitir que las finanzas públicas sean sostenibles a mediano y largo plazo; segundo, implementar un sistema de alertas de endeudamiento en donde los ciudadanos podrán conocer mediante mediciones distinguidas con colores el nivel de deuda adquirido. Esta implementación contará con tres mediciones: endeudamiento sostenible (verde), endeudamiento en observación (amarillo) y endeudamiento elevado (rojo). 

Tercero, esta ley pretende disminuir los costos reales de la deuda pública y por último la creación de un nuevo registro público a cargo de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el cual transparentará la totalidad de las obligaciones que contraten los estados y municipios. 

La Ley de Disciplina Financiera de las entidades federativas y los municipios, entró en vigor en calidad de urgente debido a la inmediata necesidad de generar una economía más solida. A partir de esto los presupuestos de los estados para el 2017 se diseñarán bajo los lineamientos que esta nueva ley contempla, por ello los estados deben hacer modificaciones en corto tiempo a sus marcos legales para implementar todo lo dispuesto en esta nueva ley; para el caso de los municipios, los efectos serán para el 2018. 

La relevancia en temas de endeudamiento de los estados y municipios es de tal magnitud ya que en los últimos años ha existido una “indisciplina” por parte de algunos entes locales con impactos significativos en nuestra economía. Al primer trimestre del 2015 el saldo acumulado de la deuda de las entidades federativas y los municipios era del orden de los 510 mil 030.8 millones de pesos. 

Según datos del Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. (IMCO), los estados y organismos estatales son los que ocupan el mayor endeudamiento con un 89% representando por la cantidad de $454 mil 400 millones de pesos (mmdp), mientras los municipios y organismos municipales tienen un 11% representando por $55.6 mil millones de pesos (mmdp). 

Las entidades federativas más endeudadas del país representadas en mmdp para el 2015 fueron: DF (ahora Ciudad de México) con $65.8, Nuevo León con $56.0, Chihuahua $41.3, Veracruz $37.4, Coahuila $36.7 y Estado de México con $32.9. 

Por otro lado las entidades federativas que menos deuda tuvieron en el 2015 en mmdp fueron: Guerrero con $2.3, Yucatán $2.2, Baja California Sur $1.5, Querétaro $1.3, Campeche $1.1 y Tlaxcala con $0.0. 

Es de destacar que pareciera lógica la existencia de una relación directa entre el tamaño de la población con los niveles de endeudamiento pero no lo es así, ya que vemos casos de entidades como Chihuahua que ocupa el tercer lugar dentro de las entidades con mayor deuda contra el Estado de México que ocupa la sexta posición, la diferencia en población verdaderamente es abismal, Chihuahua tiene una población de 4.7 millones de habitantes mientras el Estado de México cuenta con 15.2 millones de habitantes, en consecuencia no existe siempre dicha relación. 

Los estados con mayor deuda per cápita son: Coahuila con $12,383 pesos, Quintana Roo con $12,292 pesos y Chihuahua con $11,127 pesos. En lo que a los municipios respecta, los más endeudados en mmdp son Tijuana con $2,547.9, Guadalajara con $2,387.9, Monterrey $2,028.7, León $1,401.6 y Hermosillo con $1,401.3. 

Cada municipio tiene características únicas, por ello la capacidad de pago es diferente, la contratación de deuda siempre debería estar sujeta a la capacidad propia de liquidar sus pasivos sin interferir con los presupuestado en rubros como la inversión e infraestructura, de igual forma los estados deben evitar a toda costa que la deuda supere sus participaciones. 

La Ley de Disciplina Financiera de las entidades federativas y los municipios es acertada ya que justamente busca combatir estos endeudamientos estratosféricos, tal es el caso como lo ha vivido el estado de Chihuahua ya que de encontrarse en un nivel de deuda en 1993 de $2.1 mmdp pasó a $41.3 mmdp en el 2015, es decir que en 22 años la deuda creció más de $39.2 mmdp.