Sunny

25°C

Sunny

Clima:
Imprimir esta página

Quitar presión no es ganar, falta un detalle

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- Se retoman las esperanzas, sueños y buenos deseos, de unos a otros, y nunca falta el que imita al del comercial que se regala a sí mismo, por lo que privilegian lo que han hecho o creen haber hecho y se reafirman como merecedores de todo. Entre ellos los que aspiran a la reelección, que, por supuesto, consideran que la merecen, que se la han ganado a pulso y que no hay más remedio que volver a votar por ellos. ¿Será?

Le quita presión a Don Javier la captura del autor intelectual del asesinato de Miroslava, que la mató como regalo para su recluido jefe de cartel, el mismísimo día que cumplía años.

El tipo resultó ser del mismo pueblo que Miroslava, lo cual deja ver que la conocía, que sabían cómo y por dónde llegarle, incluida su familia, por lo que ella asumió la responsabilidad total, según  grabaciones, de su trabajo periodístico profesional, también les dejó claro que no les guardaba el respeto al que están acostumbrados por aquellos municipios de la sierra, en donde es común que la gente vea para otro lado cuando los vecinos se enrolan en ese tipo de actividades ilegales.

Su profesión le costó la vida al denunciar lo que pasaba en su pueblo natal y otros más del estado. ¿Caso cerrado? No.

La sociedad exigirá que quienes se lavaron la cara, aprovechando sus valientes  declaraciones, llevándolas ante los autores del crimen, expliquen y, en su caso, paguen, si fuera el caso, por su participación para ponerla en la cruz. Don Javier puede ganar con el caso, pero quedaría a deber, sí a deber, si deja en el aire la potencial responsabilidad de los dos personajes que –podría decirse- la pusieron.

En Chihuahua pretenden correr más que la bola, en el PRI andan todos ocupados por alcanzar alguna de las candidaturas para las posiciones locales, cuando no se ha logrado ni organizar un evento que los reúna en torno a lo único que tienen definido que es su precandidato a la presidencia José Antonio Meade.

Primero lo primero, diría Perogrullo, pero cada quien vive con sus latidos, y corre como su sangre por las venas, unos más acelerados que otros pero ninguno centrado en lo importante: su precandidato.

Hay que esperar para darnos cuenta si hay alguno que pueda poner orden, aunque no se ve quien porque su presidente estatal se olvidó de su trabajo y anda buscando otro hueso, dejando vacío el que tantos problemas causó tomarlo.

¿Para qué quería ser presidente si no le interesa el trabajo partidista? Para ser candidato le bastaba, es de creerse, con su socio de apellido Beltrones. En fin, ojalá algún priista con nombre y deseos de trabajar organice a todos para que Meade vea atractiva una visita a Chihuahua.

Lo único bueno es que Moreno Peña ya se fue a mortificar a los veracruzanos. Ojalá no tomen represalias contra chihuahua por haberlo enviado, aunque la orden salió del CEN del PRI.

Ninguno puede dar nada por hecho, por más que se diga que fulano o que mengano están amarrados en alguna posición como candidatos, lo cierto es que nadie tiene nada.

El equipo de Meade está armándose y el relevo del presidente del PRI nacional deberá ser cuanto antes para que todo empiece a tomar forma. El tiempo es canijo y opera en contra cuando no se le utiliza como marca el almanaque.

Si llega Erubiel Ávila al partido las cosas tomarían un rumbo muy claro y en acuerdo con el nuevo equipo que pretende suceder a Peña Nieto, pero si llega otro, como Osorio Chong las cosas se pueden torcer de tal manera que la pretendida unidad se vaya a la basura y desde las propias oficinas de ese partido se pudiera trabajar en contra de quienes les ganaron la partida.

Madero -el prócer- cometió el error de quedarse con los vencidos, desarmando a los suyos, y, en el pecado su penitencia y desgracia. Los vencidos no se conforman, ni olvidan, mucho menos perdonan.

Chihuahua y Camargo muy sólidos con el PAN según sus encuestas. ¿Será?

En la especulación total, Juárez y Parral se ven inclinados, según encuestas, a Cabada y Lozoya.

Cuauhtémoc con Betito Pérez va en caballo de hacienda, a menos que desista, como se dice que quiere, y mandan otro que no pueda con la competencia, que, de ser el caso, podrían mandar a Lupita Pérez.

Delicias tendría destino diferente si la competencia capitaliza el trabajo de Botello y Villalobos, además de sumar a Roberto González García. Se ve difícil pero no imposible. Podría lograrlo alguien que no sea partidista y si un candidato ciudadano como Pepe Carreón.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Quitar presión no es ganar, falta un detalle
Logo
Imprimir esta página

Quitar presión no es ganar, falta un detalle

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- Se retoman las esperanzas, sueños y buenos deseos, de unos a otros, y nunca falta el que imita al del comercial que se regala a sí mismo, por lo que privilegian lo que han hecho o creen haber hecho y se reafirman como merecedores de todo. Entre ellos los que aspiran a la reelección, que, por supuesto, consideran que la merecen, que se la han ganado a pulso y que no hay más remedio que volver a votar por ellos. ¿Será?

Le quita presión a Don Javier la captura del autor intelectual del asesinato de Miroslava, que la mató como regalo para su recluido jefe de cartel, el mismísimo día que cumplía años.

El tipo resultó ser del mismo pueblo que Miroslava, lo cual deja ver que la conocía, que sabían cómo y por dónde llegarle, incluida su familia, por lo que ella asumió la responsabilidad total, según  grabaciones, de su trabajo periodístico profesional, también les dejó claro que no les guardaba el respeto al que están acostumbrados por aquellos municipios de la sierra, en donde es común que la gente vea para otro lado cuando los vecinos se enrolan en ese tipo de actividades ilegales.

Su profesión le costó la vida al denunciar lo que pasaba en su pueblo natal y otros más del estado. ¿Caso cerrado? No.

La sociedad exigirá que quienes se lavaron la cara, aprovechando sus valientes  declaraciones, llevándolas ante los autores del crimen, expliquen y, en su caso, paguen, si fuera el caso, por su participación para ponerla en la cruz. Don Javier puede ganar con el caso, pero quedaría a deber, sí a deber, si deja en el aire la potencial responsabilidad de los dos personajes que –podría decirse- la pusieron.

En Chihuahua pretenden correr más que la bola, en el PRI andan todos ocupados por alcanzar alguna de las candidaturas para las posiciones locales, cuando no se ha logrado ni organizar un evento que los reúna en torno a lo único que tienen definido que es su precandidato a la presidencia José Antonio Meade.

Primero lo primero, diría Perogrullo, pero cada quien vive con sus latidos, y corre como su sangre por las venas, unos más acelerados que otros pero ninguno centrado en lo importante: su precandidato.

Hay que esperar para darnos cuenta si hay alguno que pueda poner orden, aunque no se ve quien porque su presidente estatal se olvidó de su trabajo y anda buscando otro hueso, dejando vacío el que tantos problemas causó tomarlo.

¿Para qué quería ser presidente si no le interesa el trabajo partidista? Para ser candidato le bastaba, es de creerse, con su socio de apellido Beltrones. En fin, ojalá algún priista con nombre y deseos de trabajar organice a todos para que Meade vea atractiva una visita a Chihuahua.

Lo único bueno es que Moreno Peña ya se fue a mortificar a los veracruzanos. Ojalá no tomen represalias contra chihuahua por haberlo enviado, aunque la orden salió del CEN del PRI.

Ninguno puede dar nada por hecho, por más que se diga que fulano o que mengano están amarrados en alguna posición como candidatos, lo cierto es que nadie tiene nada.

El equipo de Meade está armándose y el relevo del presidente del PRI nacional deberá ser cuanto antes para que todo empiece a tomar forma. El tiempo es canijo y opera en contra cuando no se le utiliza como marca el almanaque.

Si llega Erubiel Ávila al partido las cosas tomarían un rumbo muy claro y en acuerdo con el nuevo equipo que pretende suceder a Peña Nieto, pero si llega otro, como Osorio Chong las cosas se pueden torcer de tal manera que la pretendida unidad se vaya a la basura y desde las propias oficinas de ese partido se pudiera trabajar en contra de quienes les ganaron la partida.

Madero -el prócer- cometió el error de quedarse con los vencidos, desarmando a los suyos, y, en el pecado su penitencia y desgracia. Los vencidos no se conforman, ni olvidan, mucho menos perdonan.

Chihuahua y Camargo muy sólidos con el PAN según sus encuestas. ¿Será?

En la especulación total, Juárez y Parral se ven inclinados, según encuestas, a Cabada y Lozoya.

Cuauhtémoc con Betito Pérez va en caballo de hacienda, a menos que desista, como se dice que quiere, y mandan otro que no pueda con la competencia, que, de ser el caso, podrían mandar a Lupita Pérez.

Delicias tendría destino diferente si la competencia capitaliza el trabajo de Botello y Villalobos, además de sumar a Roberto González García. Se ve difícil pero no imposible. Podría lograrlo alguien que no sea partidista y si un candidato ciudadano como Pepe Carreón.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicaciones Graficas Rafime S. de R. L. (JMB)