Partly Cloudy

32°C

Partly Cloudy

Clima:

El costo de las elecciones 2018

Raúl Ruiz.- El derroche de dinero que se tiene contemplado para las elecciones del 2018, no tiene precedente... Ni madre tampoco. La jornada electoral 2018 será la más cara en la historia del país.

Solo en campañas, los partidos gastarán 2 mil 138.3 millones (en 2012 costaron, 1 mil 680.5 millones de pesos)

El argumento para elevar el presupuesto casi al 27% respecto de la anterior elección, es el siguiente:

El padrón electoral creció de 84.4 millones a 87.1 millones de ciudadanos.

Son 458 millones de pesos más. Pero el razonamiento para conseguir más dinero para gastar, es muy primitivo. Como si los tres millones de votantes que se incorporan al padrón electoral significaran votos en las urnas.

Se estima que además del dineral que se derrocha en los partidos políticos, el INE gastará otros 22 mil pesos por casilla, como ocurrió en 2017, así que apunte usted otros 3 mil 410 millones más por concepto de instalación de 155 mil casillas.

Pues según datos de una investigación de Excélsior: “La operación para 2018 arrojaría esta exagerada cantidad, (solo para casillas) pero, como no tienen llenadera, debido justamente a las inconsistencias y fallas que se presentaron en algunos de los procedimientos, están en evaluación nuevos criterios y ampliación de procedimientos, que podrían encarecer aún más esta estimación”.

El gasto se pronuncia también, porque el proceso electoral comienza también con la visita a más de 10 millones de ciudadanos que estarán como funcionarios de las mismas; lo que significará contratar a 45 mil capacitadores y supervisores.

Pasemos ahora a otra columna de gastos; hay que hacer otras cuentas… las de la impresión de las boletas.

El INE habrá de mandar a imprimir 300 millones de boletas electorales, para las elecciones federales, mientras las 30 entidades con elecciones serán responsables de mandar imprimir sus papeletas. No hay ápice de ahorro. Veamos.

Si el año pasado se instalaron las mismas casillas, cuyo uso fue de doce horas, el desgaste es mínimo. Seguramente ese mismo material podría usarse en las siguientes elecciones, ¿que no?

¿Qué se hace con ese material? ¿Se tira? ¿Se desecha? Quién si no el propio INE podría responder esta pregunta.

Pero como el INE es la autoridad máxima, no hay quien le reclame. Y si guardan el material de una elección y se embolsan entre todos los 3 mil 400 millones de pesos, de esta nueva elección, no habría quién les discutiera al respecto porque ellos son juez y parte.

Como podrá advertir el lector, el juego del poder es muy, pero muy costoso como para tirarlo a la coladera.

Habrá más de 35 mil candidatos que pelearán por un espacio en el poder.

Mientras tanto, la sociedad civil, se organiza con lentitud. No sabemos cuántos lustros o décadas se llevará esta transformación, pero mientras esto ocurre, hay que proponer lo mejor de nuestra sociedad. Los partidos políticos ya no son confiables.

En estas elecciones entra la segunda camada de INDEPENDIENTES, una estampida de material político de desecho proveniente de los partidos políticos.

Una nueva especie de políticos depredadores. Mutación intermedia entre la fauna ultra corrupta que habita en los partidos políticos y el desecho que no alcanzó nominación en su partido fuente.

Ralea que trae todos los defectos de origen, pero que en un esfuerzo mimetizador, engañan con un estrafalario disfraz engañabobos. Su estrategia es mimetizar con la sociedad que los repudia.

Uno piensa que el elector es inteligente, pero al final los vuelve a aceptar, pues su disfraz oculta momentáneamente su perversidad.

Ha iniciado ya el proceso electoral 2018. Nos resta solo observar cómo nos seguimos deteriorando. Quizás para las elecciones del 24 habremos aprendido más y sobre todo, habremos crecido como sociedad inteligente y políticamente autosustentable.

Nos leemos en el siguiente Cartapacio.