Clear

7°C

Clear

Clima:

Los lentes oscuros quedaron atrás

Antonio Valdez Mireles.- El final del Beisbol Estatal demuestra que no le compraron triunfos a los Indios, como se sospechó cuando al final del 2º juego los locales ganaron a jonrones. Menos cuando ve uno lagrimear al manager Aarón Soto, a quien felicito porque se batió como los buenos.

El exhorto a los Pastores es para que apacienten sus ovejas, no para que las entristezcan.

Si los cataclismos tuvieran conciencia, los que pegaron en territorio de Estados Unidos serían para castigar el desprecio de Trump por el aviso del Calentamiento Global. Además pegaron en dos estados republicanos.

¿Y el sismo que afectó a Oaxaca, Tabasco y Chiapas? ¿Qué le debemos a la Madre Naturaleza?

Felicito a Óscar Nieto por la toma de posesión como presidente del PRI municipal. Es hijo de Chago, compañero de aventuras bíbilicas.

En todo caso podríamos decir que esos 3 estados son los que más se oponen al presidente, con maestros del CNTE. ¡Hasta con un cohetón le pegaron a un helicóptero que llevaba periodistas!

Hidalgo del Parral me trae nostálgicos recuerdos. Una vez me senté frente a la estatua de Miguel Hidalgo a hacer lo que Aarón hizo tras de sus lentes oscuros. Al paso del tiempo él también recordará con nostalgia ese partido, porque el año entrante su equipo será campeón nacional. Después de todo, a mí me ha ido bien con “las cartas” de bastos y copas. Copas de cristal… y copas de diferentes medidas…

Chago Nieto fue candidato a presidente municipal en 1983, llevando a Fredy De La Vega como suplente. Lo recuerdo porque cerraron campaña en la misma televisora donde a nuestro grupo de Hermanos nos invitaban. Un cartonista de HOY conducía aquel programa.

Ya lo he narrado, pero no está por demás repetirlo: íbamos en caravana montados en camellos rumbo a las pirámides de Egipto, y a mí me dio por cantar un himno a Jehová que enfureció al guía, un árabe de los que le cantan a Alá… ¡Y a la tierra! que me derriba y me tunde de golpes. Entre Chago y don Juanito –el primero que participó en los Guantes de Oro y el segundo que fue luchador en Torreón– me lo quitaron.

También recuerdo que Chago y Fredy perdieron las elecciones, y por vez primera el PRI una. Entonces usaron brevemente lentes oscuros, como el manager de Indios.

Chago fue buen hijo. De joven cuando iba a pelear en finales, su padre se dio cuenta y lo bajó del ring, regañándolo. Y lo envió al partido para que dedicara sus energías al servicio de los demás. Le deseo a su hijo buena suerte en el cargo que Hoy preside. “Los lentes oscuros quedaron atrás”.