PRESENTAN ‘HIJO SECRETO’ DE JUAN GABRIEL

MIAMI— Un presunto “hijo secreto” del cantautor mexicano Juan Gabriel hizo pública su identidad ayer, tras reconocer que ha sido “difícil” vivir tanto tiempo bajo las sombras y sin conocer a sus cuatro hermanos.

El presunto hijo de Juan Gabriel dijo que lleva el nombre de Luis Alberto Aguilera, tiene 26 años y reside en un poblado de Nevada, Estados Unidos.

En una entrevista con la cadena Univisión, Luis Alberto señaló que es un hijo concebido de manera natural por Guadalupe y su padre Alberto Aguilera Valadez, nombre real de Juan Gabriel.

De un extraordinario parecido a “El Divo de Juárez”, Luis Alberto dijo que al principio “entendí que era importante mantener un anonimato por protección”.

Pero conforme pasaron los años, explicó, “siento como que fue poniendo mi vida como en pausa y me quedé como que en el limbo hasta cierto punto”.

De acuerdo con la cadena, Guadalupe era empleada doméstica del cantautor, y fue el mismo Juan Gabriel quien la convenció en dar vida a Luis Alberto, quien nació en México, según una copia del acta de nacimiento mostrada por la cadena.

Luis Albero dijo que desde que tiene uso de razón sabía que su padre era Juan Gabriel y que se dedicaba a cantar y bailar, mientras que Guadalupe señaló que “tal vez fue una mala decisión” mantenerlo en el anonimato.

La casa austera en la que vive Luis Alberto fue adquirida en el año 2000 y está a nombre de Alberto Aguilera Valadez, quien la adquirió para tener más cerca a su hijo, aunque tenía en el área otras viviendas ostentosas.

Luis Alberto, quien muestra comprensión y ternura durante la entrevista, confesó que “ha sido difícil” vivir a las sombras y que no conoce a sus cuatro hermanos, que viven en Florida y en México.

El joven señaló que varias veces le pidió a su padre conocer a sus hermanos, y que su madre le platicaba de los dos hijos mayores de “El Divo de Juárez”, a los que llegó a cuidar antes de que él naciera.

No obstante, dijo que está dispuesto a practicarse una prueba de paternidad si lo deciden sus familiares, aunque aclaró que “no quiero ofenderlos si no me consideran familia”.

No descartó la posibilidad de reclamar parte de la herencia millonaria que dejó el cantautor mexicano, fallecido a los 66 años, el 28 de agosto de un infarto en Santa Mónica, California.

“Ojalá que las cosas sean justas… si va a haber una repartición, que sea justa entre todos”, apuntó el joven, quien dijo que la última vez que vio a su padre fue a finales de 2014, y que fue un golpe muy fuerte enterarse de su muerte por un familiar de su madre.