'Abbey Road' cumple medio siglo

La legendaria placa de The Beatles se mantiene como una de las producciones más aclamadas de la historia.

 Un material legendario producido por un conjunto irrepetible.

Así puede definirse la placa “Abbey Road”, el undécimo álbum de estudio de la banda de rock inglesa The Beatles, lanzado el 26 de septiembre de 1969 por Apple Records.

Este disco es especial por múltiples razones. Por ejemplo, las sesiones de grabación para el álbum fueron las últimas en las que participaron los cuatro Beatles.

Si bien “Let it be” fue el último disco que publicaron antes de disolverse definitivamente en abril de 1970, la mayor parte de dicho álbum se grabó antes de que comenzaran las sesiones de “Abbey Road”, convirtiéndolo a este como el último disco que grabaron juntos.

La crítica considera a “Abbey Road” un álbum de rock que incorpora géneros como el blues, el pop y el rock progresivo, y que además hace un uso prominente del sintetizador Moog. En una extensa entrevista con el locutor Tony MacArthur de Radio Luxembourg en Londres en 1969, John Lennon repasa canción por canción el álbum y señala que fue un instrumento muy interesante y que particularmente en la canción “I want you” (“She’s so heavy”) fue una donde este sintetizador se encuentra muy presente.

Las primeras sesiones para “Abbey Road” comenzaron el 22 de febrero de 1969, solo tres semanas después de las sesiones de “Get Back”, en Trident Studios. Allí, el grupo grabó una pista de acompañamiento a “I Want You” (“She’s So Heavy”) con Billy Preston acompañándolos en el órgano Hammond.

Después de una pequeña cantidad de trabajo ese mes y una sesión para “You never give me your money” el 6 de mayo, el grupo se tomó un descanso de ocho semanas antes de volver a comenzar el 2 de julio.

La grabación continuó hasta julio y agosto, con la última pista de acompañamiento para “Because”, que se grabó el 1 de agosto. La postproducción continuó a lo largo del mes, con la secuencia final del álbum reuniéndose el 20 de agosto, una fecha memorable, pues fue la última vez que los cuatro Beatles estuvieron presentes en un estudio juntos.